El talento no es algo innamovible que viene por defecto. El talento es un potencial: surge cuando se trabaja. Incluso cuando es innato, se convierte en un “use it or loose”. El talento que no se usa, se pierde.

La pregunta es, ¿cómo se genera el talento? ¿Cómo encuentro mi talento? ¿Cómo trabajo el que tengo? ¿Cómo lo activo?

La respuesta es: Aprendiendo. Y cuando hablo de aprender, no me refiero a estudiar. Hablo de APRENDER. En mayúsculas. Aprendizaje 360.

¿En qué consiste el aprendizaje 360?

Básicamente, cuando hablo de aprender a aprender, me refiero a:

  • Activar toda nuestra curiosidad.
  • Llevar la motivación por delante: saber qué me motiva, por qué, para qué.
  • Saber definir qué quiero. Qué me gustaría aportar. Cuál quiero que sea mi propuesta de valor. Al menos ahora. Ni ayer, ni mañana: hoy.
  • Saber trazar un plan que me lleve a conseguirlo. Un plan muy específico en base a qué necesito saber, cuánto, para cuándo y para qué.
  • Y, por supuesto, seguir el plan: resiliencia, perseverancia, grit. ¿Y si no hay disciplina, si falta productividad? Estará. Si persigues una propuesta de valor que es sólo tuya, encontrarás la manera de no decaer. Aun así, hay métodos y maneras. Pero la más importante de todas es conocerte: saber por qué tu cerebro te sabotea cuando más le necesitas, identificar la vulnerabilidad de no saber, conocer el miedo a aplicar lo que sabemos.

Aprender no es cuestión de codos, sino de cabeza, corazón y manos:

CABEZA para saber definir qué quieres y qué tienes que aprender para llegar ahí.

CORAZÓN para volcar toda tu motivación y empeño en incorporar nuevo conocimiento, dispuesto a compartirlo y seguir haciéndolo crecer.

MANOS para pasar a la acción y aplicar lo que sabes.

Sólo desde ahí, conseguirás que tu talento brille.

Aprender ya no es lo que era: aprender trata de ti más que nunca. Ya no es lo que sabemos, sino lo que hacemos con lo que sabemos. Y con lo que no sabemos. Del mismo modo que el talento ya no es un potencial, sino en lo que haces para activarlo.

El mundo necesita talento genuino, auténtico, que sepa adaptarse y seguir creciendo. Talento exponencial: el que no se conforma, que desaprende cuando hace falta, que está dispuesto a no saber para aprender más.

Si quieres activar todo tu talento, con el curso online ACTIVA TU TALENTO te acompaño para que despiertes toda tu capacidad. Y hasta el 05 de marzo, un 20% de descuento que merece mucho la pena 🙂